La abstención como vencedora, una reflexión desde la región Caribe

Apreciados aliados, aliadas y amigos de Caribe Afirmativo, compartimos con ustedes algunas líneas de nuestro análisis sobre el resultado del plebiscito, sus implicaciones para la agenda LGBT y nuestras propuestas.

El 2 de octubre fue una fecha esperada por muchos colombianos y colombianas; como una oportunidad histórica, quedaba en manos de la ciudadanía la posibilidad de poner fin a un conflicto armado de más de 50 años. En redes sociales reinaba un optimismo único que no se vio reflejado en las urnas, el triunfalismo de los partidarios del SI lo llevaron a la sepultura y contra todo pronóstico, hasta de quienes impulsaron el NO, con una diferencia de menos del 1% y un abstencionismo del 62.57%, el SI fue derrotado.

Después de una negociación de 4 años entre el gobierno colombiano en cabeza de Juan Manuel Santos y la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia – Ejército del Pueblo (FARC-EP); como una medida innecesaria, pero que buscaba garantizar la legitimidad de los acuerdos (la legalidad ya estaba prácticamente acordada), se buscó refrendar los acuerdos bajo la pregunta “¿Apoya usted el acuerdo final para terminar el conflicto y construir una paz estable y duradera?”.

Estos acuerdos tuvieron la particularidad de ser el primer acuerdo en el mundo en incluir un enfoque de género, el cual busca garantizar la igualdad de derechos de mujeres y personas LGBTI que se han visto afectadas por el conflicto armado colombiano.

Al observar los resultados, se observa que las regiones periféricas, donde históricamente el Estado centralista no ha estado presente y donde mayor ha sido el impacto del conflicto le apostaron a la construcción de una paz estable y duradera, mientras que en el centro, donde las FARC-EP no han tenido gran presencia histórica le apostaron al NO, definiendo así la suerte del país, tal como se observa en el siguiente mapa, donde el color verde representa los departamentos que apoyaron el SI y el naranja aquellos donde el NO fue mayoría.

votacion-por-el-plebiscito

Es de resaltar que en todos los departamentos donde las FARC han tenido presencia y el conflicto armado ha impactado negativamente en las poblaciones, el SI tuvo una ventaja rotunda, demostrándose así que las víctimas están dispuestas a dejar de lado un pasado de violencia y dolor y avanzar sobre una Colombia en paz. Pero para la decepción de las 6.377.482 personas que votaron por el SI, las mentiras fáciles, los discursos de odio, la homofobia y el odio vencieron.

A continuación se observa el mapa de las zonas afectadas por la violencia con las FARC-EP, donde el apoyo a los acuerdos de La Habana fue masivo en relación al NO; dejando en evidencia que los municipios y departamentos afectados por la violencia le dijeron si a los acuerdos de La Habana.

victimas

Al realizar una mirada a la realidad regional, la región Caribe se caracterizó por dos aspectos:

  1. La región apoyó el SI: la totalidad de los departamentos de la región votó SI a la paz y en sólo 1 de las ciudades capitales el NO fue mayoría.
  1. El abstencionismo fue el ganador: A nivel regional, hubo una media de abstencionismo del 72%, lo cual demuestra que poco más de una cuarta parte de la población decidió en las elecciones.

A continuación se muestra el porcentaje de votación por cada opción y el abstencionismo total en los departamentos, ciudades capitales y 4 municipios priorizados por ser epicentro de violencias en el Caribe Colombiano:

En términos  generales, la región caribe  presento un balance  altamente  favorable  al sí, superando en todos los  departamentos  más de la mitad de la  votación favorable, y  particularmente  llama la atención que en  departamentos como  sucre, Córdoba  y la Guajira que han sufrido fuerte  presión de los  grupos armado, contra todos los pronósticos, la tendencia por el si, fue altamente favorable.  En el caso del césar, último departamento que en la  región presentó incursiones de las  FARC( 2015) y donde se encuentra uno de los campamentos de  concentración de las  FARC, fue el que  marco  mayor tendencia media con  un 50.66% por el  sí y un  49.33% por el  No.

region-caribe

En relación a la  abstención sigue siendo un tema preocupante, pues fue determinante  en os resultados; y  si bien,  en Colombia  la tendencia de la abstención siempre  ha rondado el 63% y el Caribe, donde hay  una gran cuota de ésta, ha llegado a  niveles del 57% en  las elecciones del 2010, la única que conservó la tendencia fue  Sucre, con un 65%,de  resto las  demás se dispararon a  cifras históricas; en este  caso,  la tendencia rompió todos los  pronósticos, superando esa barrera, con datos alarmantes  como el caso  de la  Guajira con un 80% o de  San Andrés con un 79.80%.

En la  dinámica  Urbana regional, que vivió el proceso electoral,  donde  las grandes concentraciones  urbanas que no han recibido de manera directa los efectos de la  violencia, fueron  determinantes apoyando  masivamente  el  No, frente  a la poca participación  rural que  ha tenido los  impactos de la guerra y que  mayoritariamente  apoyo el Sí,  se presentó una variable interesante  en el Caribe con respecto al resto del país;  ha excepción de Montería, donde  ganó por una leve ventaja  el  No; el resto de ciudades capitales,  a diferencia de las otras capitales del país apoyaron mayoritariamente  el SI, destacándose el caso de  Riohacha, capital de la Guajira, donde los impactos del conflicto han sido severos, unidos a problemas  de   corrupción y  abandono estatal,  el  63.57% votó  favorablemente el plebiscito por la paz.

ciudades-del-caribe

Por otro lado, preocupa el nivel de abstencionismo en Cartagena, donde se configuro una de las plataformas de la sociedad civil más destacadas para apoyar los acuerdos de paz, llamada “Bolívar vota Si”, con una abstención del 79.88% de la población acta para ejercer el derecho al voto, validada por alguno en el mal tiempo ocurrido ese día en la ciudad, dejo en un bajo nivel de participación, la capital que se esperaba sería bastión en este proceso plebiscitario.
Caribe afirmativo, ha venido proponiendo un trabajo de incidencia en ciudades intermedias de la región, que si bien n o son ciudades capitales, por su ubicación estrategia, potencial de desarrollo y situación poblacional, se han convertido en receptoras de grandes grupos de población desplazada, han recibido efectos directos de la violencia y también emergen experiencias de procesos de movilización social, entre ellos liderazgos de lesbianas, gays, bisexuales y trans, con grupo de trabajo, políticas públicas, procesos de movilización social y acciones estatales.

En estos lugares los efectos de la violencia se han canalizado hacia las personas LGBT, haciéndolas portadoras de expresiones de estigma y discriminación que se conjugan con niveles de pobreza, inequidad, racismo y falta de cultura ciudadana. Por ello y desde nuestra estrategia “Casas de Paz”, venimos haciendo un acampamiento particular a estos territorios y hacemos una reflexión contacte de las formas en que el apoyo al plebiscito para afirmar una paz estable y duradera fue acogido en dichas localidades.

municiipios-priorizados

Soledad,  reconocida como  la  ciudad en el caribe con mayor presencia de grupos de personas  desplazadas y víctimas del conflicto  armado, presentó un apoyo ampliamente favorable al proceso  de paz, que superó la  media de la región, y que  da cuenta de un municipio donde tanto autoridades como sociedad civil asumieron  desde  el inicio del proceso de paz un compromiso con los acuerdos y el postconflicto.  Maicao y  Carmen  de  Bolívar, marcaron  mayoritariamente y en la media regional  un apoyo  al sí del plebiscito; a diferencia de  Ciénaga, donde  también los efectos de la violencia han sido significativos, particularmente por acciones paramilitares y  de  bandas criminales, pero  con una leve ventaja ganó el  No con un  49.80% frente a  un 50.11% que estuvo a favor del  Sí.

En relación con el  abstencionismo  estos municipios mostraron una  tendencia  igual de preocupante al  resto  del país y muy similar a  sus  departamentos, por ejemplo Maicao  marcó un  82% frente a  un  80% de su  departamento. Sin embargo el Carmen  de Bolívar, en los Montes de María,  el municipio  que  quizás más ha sufrido del a violencia de las FARC en  el Caribe  Colombiano, marco una abstinencia menor que la media de la región con un 70.20% que igual sigue siendo muy alta y preocupante  en un  proceso  democrático.

El alto abstencionismo en la región Caribe, donde se esperaban las votaciones por el SI más altas del país, se pueden deber a distintos factores:

  1. La indecisión del partido Cambio Radical de vincularse al SI: La región Caribe ha sido históricamente un nicho electoral de este partido, pero después de muchas evasiones por parte del vicepresidente Germán Vargas Lleras para definir su posición en el escenario del posconflicto, y el poco compromiso de los gobiernos locales con las campañas por el SI, la ciudadanía no se sintió motivada para salir a votar por el SI.
  2. Condiciones climáticas: El día domingo amaneció en la región Caribe con fuertes lluvias debido al huracán Matthew, lo cual desmotivó la activa participación política de muchas personas. La costa Caribe colombiana ha sido una región históricamente caracterizada por la poca gestión de las autoridades locales y la ausencia de presencia Estatal, siendo así, las condiciones de infraestructura son muy precarias. Prueba de ellos es que los gobernantes de la costa solicitaron al Consejo Nacional Electoral ampliar la jornada electoral después de que dejara de llover.
  3. Dinámicas políticas del Caribe: La costa Caribe se ha caracterizado a lo largo de los años por ser el fortín político de familias electorales que a través de la compra de voto han llegado y se han mantenido en el poder. En estas elecciones la maquinaría no se movió y por ende, la ciudadanía no tuvo motivos para votar. La cultura política en el Caribe colombiano se centra en el voto amarrado o comprado.
  4. Capacidad de movilización de las iglesias cristianas: El caribe colombiano se ha convertido en el fortín de iglesias cristianas, las cuales, bajo el falso pretexto de “proteger a la familia” y luchar contra la supuesta “ideología de género” decidieron apoyar el NO con discursos homofóbicos, patriarcales y discriminantes.

Se debe recordar que luego del escándalo sobre las supuestas cartillas que el Ministerio de Interior iba a entregar en los colegios del país para promover la inclusión y no discriminación, las iglesias (católicas y cristianas) se movilizaron, y fue en la costa Caribe donde mayor número de personas marcharon contra lo que llamaban “imposición de la ideología de género”; específicamente, Barranquilla fue la ciudad que contó con mayor participación de marchantes.

Después de este suceso, las mismas personas promotoras de las marchas, difundieron cuadernillos titulados “Mi familia dice NO, porque este acuerdo de paz la destruye”; estos afirmaban no estar vinculados a ningún partido político y se limitaban a firmarlo con el portal web www.protegiendoalafamilia.com .

Este cuadernillo incluye frases como:

“Querido papá y mamá (…) lo que leerás claramente (en el cuadernillo) demuestra que estos acuerdos de paz le declaran la guerra a la familia, que con mucho esfuerzo tú, tus padres, tus abuelos y tus anteriores generaciones han luchado con esfuerzo, sacrificio, valentía y amor. Ha llegado el momento de proteger a la familia”.

“El acuerdo final presta especial atención a los derechos fundamentales de la población LGBTI. Estos derechos fundamentales incluyen en este acuerdo, el enfoque diferencial para promover la diversidad de género lo cual trae confusión a nuestros niños”

“A pesar que el presidentes Santos y la ministra Gina Parody negaron la existencia de los manuales escolares que incluyen identidad de género. La identidad de género si estaba acordada desde La Habana y el gobierno sabía de esto desde el año 2014”. 

“(en los acuerdos se afirma que) se creará una Unidad Especial de Investigación, Persecución y Acusación (…) que perseguirá judicialmente las conductas que vayan en contra de la población LGBTI. Esta unidad no solo perseguirá a los “homofóbicos” (que no lo somos) sino que también perseguirá a aquellas que todavía pensamos educar a nuestros hijos, que una familia está compuesta por un papá, una mamá y sus hijos”.

Demostrándose que la tergiversación de la información fue un arma utilizada por las iglesias cristianas para promover el voto por el NO en el plebiscito por la paz. Es curioso que pese a que el Papa Francisco promoviera el SI, las iglesias locales prefirieron apostarle al NO, considerando que el enfoque de género afectaría a la familia tradicional y la “moral” cristiana.

A su vez, muchos promotores del SI consideraron que el enfoque de género adoptado en el proceso de paz afectó la votación, tal y como lo muestra el siguiente articulo donde el actual senador conservador  por el Atlántico, Efraín Cepeda, afirmó que “la ideología de género afectó al plebiscito” ( http://extranoticias.com.co/sitio/efrain-cepeda-admite-que-ideologia-de-genero-afecto-al-plebiscito-y-plantea-revision-a-parte-del-acuerdo-con-las-farc/ ),  lo recalcó la revista Semana hace menos de un mes (http://www.semana.com/nacion/articulo/ideologia-de-genero-una-estrategia-para-ganar-adeptos-por-el-no-al-plebiscito/488260 ) y se ve reflejado en esta papeleta que fue obviamente anulada el día domingo 2 de octubre.

voto-nulo

Lo anterior deja ver que el gran perdedor de esta jornada fue el movimiento LGBTI del país, ya que muy posiblemente la renegociación de los acuerdos conllevaría a la exclusión del enfoque de género y de las personas LGBTI de los acuerdos.

El tema del respeto por la “moral” y la familia (entendiéndola como el modelo de mamá + papá = familia) ha sido ampliamente tratado por el ex procurador Alejandro Ordoñez hoy

fiel escudero de Álvaro Uribe Vélez, y es pertinente mencionar que en el discurso que este último profirió luego de conocerse la victoria del NO, afirmó:

“Reiteramos nuestro respeto a la libertad, a la intimidad de cada ciudadano, y reiteramos la necesidad de estimular los valores de la familia sin ponerlos en riesgo.  Los valores de familia defendidos por nuestros líderes religiosos y pastores morales”.

Lo preocupante de esta situación es que las personas con orientación sexual e identidad de género diversa quedaron en medio del debate; donde los del SI consideran que el plebiscito no fue aprobado por la mal llamada ideología de género, y los del NO fueron el resultado de la unión de fundamentalismos religiosos que se oponen a la garantía de derechos para las personas LGBTI.

Ante esto, se plantean 5 escenarios posibles en el país:

  1. La unidad nacional y los promotores del NO eliminan el enfoque de género de los acuerdos y realizan pequeños cambios al acuerdo.
  1. El proceso será dilatado para que sea un asunto que resuelva el próximo presidente, y los candidatos(as) más opcionados se basaran en el discurso de la “mano firme”.
  1. La creación de una Asamblea Nacional Constituyente (como las FARC-EP y promotores del NO solicitaban) donde las FARC tengan un 10 o 15% de participación y una gran participación de sectores conservadores, lo cual llevaría a un retroceso en materia de derechos.
  1. La realización de un Pacto Nacional en donde el país gire a políticas más conservadoras y se recrudezca la violencia.
  1. El señor Rodrigo Londoño afirmó que las FARC-EP “Permanecerán fieles a lo acordado”, por ende, un escenario ideal sería la no renegociación y aceptación de los acuerdos tal como están.

En estos momentos el panorama de respeto a los derechos de la población LGBTI en Colombia no es muy positivo y se hace necesario que se creen espacios de dialogo para reflexionar sobre temas como el Estado Laico y la importancia de su defensa en Colombia y una retroalimentación para conocer que falló en la estrategia por el SI.

Ante estos posibles caminos, las propuestas desde Caribe Afirmativo son las siguientes:

  1. Realizar una campaña de pedagogía, dando a entender los puntos positivos del acuerdo de paz e informando qué es el enfoque de género y su eventual impacto positivo en la vida social y política del país.
  1. Informar a la ciudadanía que el gran vencedor de la jornada fue la abstención, y que la diferencia de menos del 1% de ventaja que obtuvo el NO, no es significativa, aunque aceptable por ser una democracia. Esta victoria no puede ni debe generar triunfalismos por su bajo margen de diferencia.
  1. Pese a que no ganó el plebiscito, el acuerdo de paz sigue vigente, tampoco se ha perdido el proceso realizado a lo largo de más de 4 años, prueba de esto es la continuidad de Humberto de la Calle como jefe negociador. En estos momentos lo que se inicia es un dialogo entre el gobierno nacional y los partidarios del NO para definir de qué forma se va a dar la implementación de los acuerdos.
  1. Apoyar a quienes lideraron el SI, fomentar la movilización ciudadana para exigir la rápida y efectiva implementación de los acuerdos y reunir a los grupos poblacionales que se podrían ver afectados por este acuerdo para crear un gran bloque nacional que defienda los derechos de mujeres, afros, indígenas, jóvenes, personas LGBTI y otros.
  1. Continuar trabajando por los avances de la construcción de paz y trabajar para encontrar puntos en común con el 50% que votó NO en los acuerdos, la polarización y división del país no un escenario saludable para la construcción de paz.
  1. Se debe realizar incidencia para la implementación de los acuerdos, no se puede permitir que el tema se dilate hasta convertirse en un tema de campaña electoral; los y las colombianas queremos ponerle fin a esta guerra, y una diferencia del 1% no puede afectar la construcción de la paz.
  1. El trabajo en la región Caribe debe de ser constante para superar la cultura machista y homofóbica que ha permeado a lo largo de los años diferentes sectores de la sociedad. El debate debe centrarse en el respeto de los derechos de todos y todas y fomentar la educación para la inclusión, desmintiendo la existencia de una tal ideología de género.

Las FARC-EP afirmaron que en estos momentos “mantienen su voluntad de paz y reiteran su disposición de usar solamente la palabra como arma de construcción hacia el futuro”; esperemos que podamos construir una paz estable y duradera sin la vulneración de los derechos de ninguna persona.

Corporación Caribe Afirmativo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CAPTCHA

*